Diario de una madre

Embarazo, bebés, maternidad y mucho más

Aprendiendo a andar: primeros pasitos

Hace unas semanas empecé a preocuparme porque mi princesa no parecía tener ninguna intención de querer incorporarse o levantarse, y no le hubiera dado importancia si no fuera porque ya tenía 11 meses.

Cierto es que está “rechoncha” y le pesa el culete, pero es que no había ningún indicio, ni siquiera en la cuna, de querer levantarse agarrándose a los barrotes o sentarse ella solita. Eso sí, una vez que la sientas, se dobla para coger lo que quiere y así se puede tirar horas.

Me planteé empezar a estimularla para que quisiera gatear, mantener el equilibrio de pie apoyada en el sofá o que diera sus primeros pasitos, inducida por mí, claro está.

Y parece que todos esos estímulos están empezando a dar sus frutos: ya se mantiene erguida apoyada en algo o sujeta de ti, cada día da mejor los pasos y se le nota que ya ha cogido fuerza en las caderas y piernas, y ya se sienta solita en la cuna o en el suelo, e intenta incorporarse con la ayuda de la barandilla.

Recuerdo que con Álvaro no fue tan difícil, sobre todo, porque él se acostumbró a agarrarse a las anillas del parque y así hacía ejercicio y fortalecía las piernas, pero como Paula no consiente meterse en el parque, hemos tenido que cambiar de estrategia.

Y si hace una semana le agarraba de las axilas para sujetarla y dábamos los primeros pasitos, esta semana ya mantiene totalmente el equilibrio agarrada de las manitas, así que ahí vamos dando paseos por la casa a todas horas. Lo malo de esto son mis riñones, que lógicamente están empezando a resentirse.

COMENTARIOS

Deja un comentario





  • ¿Te interesa?

  • Lo mejor de la semana