Diario de una madre

Embarazo, bebés, maternidad y mucho más

Humidificador casero: ambiente puro y limpio

Los días que Álvaro estuvo constipado y con mucha mucosidad, le puse el humidificador para que la garganta no la tuviera reseca y le costara menos respirar.

Humidificador

Humidificador

Había oído hablar de humidificadores que les puedes echar unas gotitas de eucaliptus o alguna otra esencia para que refrescara y limpiara aún más el ambiente.

Estuve mirando si en el mío se podía, pero no era el caso. Así que hablando con la farmacéutica, me comentó qué otra solución al respecto que podía hacer.

Me dijo que hirviera una olla con agua y que le añadiera unas gotitas de la esencia de eucaliptus y la dejara tal cual en la habitación del bebé. Por un lado, haría las funciones del humidificador (humidificar y purificar el ambiente) y por otro, proporcionaría un olor bueno que acabaría yéndose conforme el agua se fuera enfriando, por lo que no tendría que estar pendiente de apagarlo.

Así que de esta forma tan sencilla y económica podemos conseguir que la habitación de nuestro bebé esté siempre limpia y humidificada.

COMENTARIOS

2 COMENTARIOS to “Humidificador casero: ambiente puro y limpio”

  1. José Martín Roldán
    junio 1st, 2010 @ 16:43

    Estos primitivos humidificadores pueden ser aceptables para el invierno. Pero en verano cuando nos puede hacer falta aumentar el grado de humedad para respirar mejor, no hay quien aguante esta sauna. Los modernos humidificadores producen humedad y no aumentan la temperatura.

  2. Madre primeriza
    junio 8th, 2010 @ 9:00

    Hola José, sí, lo que comentas es cierto, en verano, no sería muy recomendable. Los humidificadores de aire frío hacen que el ambiente se mantenga con más humedad y sea mejor.

Deja un comentario